Home / Inmigración / El visado de fiancé

El visado de fiancé

Los trámites para una visa K son otorgados a los prometidos de ciudadanos estadounidenses

El visado de fiancé o visa de novios, es una forma legal de unir a los seres queridos.

El visado de fiancé o visa de novios, es una forma legal de unir a los seres queridos.

El K es un visado de no inmigrante muy especial, por cuanto no es requisito que el solicitante no tenga intenciones de abandonar su residencia en el extranjero. Todo lo contrario. En este caso particular el beneficiario pretende quedarse definitivamente en el país. O sea, quiere emigrar. A pesar de ello, está clasificado como un visado de no inmigrante.

El visado K-1 se les otorga a los prometidos-as de ciudadanos de EEUU que vienen al país para casarse con sus novio-as, y de este modo conseguir el estatus de residente. El K-1 se conoce como visado de fiancé(e), y requiere que el estadounidense y su prometido/a hayan tenido como mínimo una relación sentimental de 2 años. El K-2 es para los hijos e hijas de los beneficiarios del K-1.

El ciudadano es quien solicita el visado ante las autoridades de inmigración (USCIS), llenando el formulario I-129F, pagando la tarifa correspondiente, y adjuntando pruebas convincentes de que existe un noviazgo. Estas pruebas suelen ser fotos, cartas, recibos de billetes de viajes de avión, reservas de hotel, e-mails, etc.

Una vez que USCIS aprueba el visado K-1, el prometido-a va a la embajada o consulado de EEUU en el país de procedencia para que le estampen el visado en el pasaporte. De esta forma puede entrar a EEUU como no inmigrante.


Si Estuvo Antes Ilegal

En el supuesto de que el prometido-a haya estado en territorio estadounidense ilegalmente antes de conseguir la visa K-1, se le aplica los castigos de 3 años (si estuvo más de 6 meses ilegal), o 10 años (si estuvo un año ilegal) sin poder entrar al país, como a cualquier otro no inmigrante. Para poder conseguir la visa en estas circunstancias se tendrá de solicitar un perdón (waiver).

Una vez el prometido-a llega a EEUU, tiene 90 días para celebrar el matrimonio y solicitar la petición de inmigrante (I-130) y el ajuste de estatus (I-485). Si la boda no se produce en ese plazo, el visado termina y el extranjero debe volver a su país. Si no lo hace empieza a acumular tiempo ilegal y es objeto de una remoción/deportación.

Los hijos-as de los beneficiarios del visado K-1 consiguen el visado K-2 como dependientes. Solo califican los hijos-as menores de 21 años y soltero-as.

Cuando el ciudadano presenta la petición de inmigrante (I-130) para su prometido-a e hijos-as, debe firmar el Affidavit de Support para todos.

Pueden Viajar
Si el extranjero quiere viajar durante la tramitación de la residencia debe conseguir antes el permiso de viaje (“parole”). Si sale del país sin este documento, se considera que se ha abandonado la solicitud de residencia.

La residencia que adquiere el prometido-a e hijos-as es condicional. A los 2 años (dentro de los 90 días antes de que se cumpla el segundo aniversario de la obtención de la residencia) el residente debe solicitar que se le retire la condición. Si no lo hace la residencia es terminada automáticamente.

Desde el reconocimiento del matrimonio entre parejas del mismo sexo por la Corte Suprema el visado de fiancé(e) también beneficia a las parejas del mismo sexo.

 

Sala de Redacción/WestchesterHispano

Publicado: 11 de abril, 2015

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

x

Check Also

Venezolanos piden asilo en frontera sur de México

FacebookTweetPinPrint A la solicitud para evitar deportación se han sumado inmigrantes de República Dominicana, Haití, ...